diumenge, 10 de març de 2013

Hebrón, calidad de vida


  Este hombre vende pulseras con colores de Palestina en uno de los pocos recovecos donde los militares le dejan estar de esa ciudad fantasma dentro de Hebrón , durante la segunda intifada recibió balazo en el abdomen, los colonos quemaron su casa donde murieron dos de sus hijos, no puede subir ni bajar de donde estamos porque en ambas direcciones están los colonos y por “seguridad” de éstos los militares prohíben el paso a cualquier palestino, si él pasa cerca de la casa de los “settlers” le pueden llegar a lanzar huevos y frutas.
 Aquí la situación afecta muy especialmente a los palestinos pero, también a los israelíes, su gobierno no les deja pasar hacia la zona “A” de Palestina, está penado con una cuantiosa multa y con el honor de pasar a estar en la mira por haber ido del “enemigo”.
  Así se vive en Palestina y especialmente en Hebrón, si esta zona está llena de matices, esta ciudad es la créme de la créme. Aquí ni israelíes ni palestinos pueden hacer lo que quieran, solo lo que el Gobierno de Israel les deje hacer.
¿Libertad? ¿Igualdad? Y, como no podía ser de otra manera, Israel es la democracia más desarrollada de Medio Oriente (sic).

Que caiga el muro que bloquea la visión de la gente de una vez y por todas...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada